Líder de Perú Libre advierte que podría acrecentarse la persecución contra la izquierda

2 años hace

El líder fundador del partido Perú Libre (izquierda), Vladímir Cerrón, dijo el viernes a la Agencia Sputnik que el peligro que enfrenta su país en este momento es que aumente la persecución contra la izquierda.

“El peligro es que se acreciente la persecución brutal contra la izquierda, especialmente contra Perú Libre, que tiene tres miembros de su dirección nacional encarcelados, una centena de procesos judiciales, hace poco un pedido de prisión preventiva para mi persona que fue declarada infundada pero ahora está apelada. (…) Enfrentaremos una gran represión, pero estamos preparados”, sostuvo.

Las declaraciones de Cerrón suceden luego de que el jueves la justicia peruana determinó la prisión preliminar del expresidente Pedro Castillo (2021-2022) por un plazo de siete días, tras acusar al exmandatario del delito de rebelión.

El miércoles, Castillo anunció en un mensaje televisado en cadena nacional la disolución del Congreso y el establecimiento de un “gobierno de excepción”.

La medida, rechazada por gran parte de su gabinete, fue tomada antes de una sesión prevista en que el Congreso iba a votar sobre la destitución del mandatario.

El Legislativo igualmente realizó la sesión y por abrumadora mayoría votó a favor de poner fin al Gobierno de Castillo.

Tras la votación del Congreso, fue la vicepresidenta Dina Boluarte quien asumió como jefa de Estado, convirtiéndose en la primera mujer en Perú en ostentar ese cargo.

Cerrón afirmó que la represión contra la izquierda sería con más “lawfare e inhabilitación de líderes y dirigentes”.

“No quieren asambleístas de izquierda con la preparación adecuada para combatirlos”, agregó.

El lawfare o “guerra jurídica” consiste en el uso indebido de la Justicia para fines de destrucción de imagen pública e inhabilitación de un adversario político, explica el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) en un artículo publicado en su página web.

“GOLPE DERECHISTA”

A pesar de que el presidente se “apresuró” en realizar una “acción golpista” al intentar disolver el Congreso, hace tiempo que la oposición “derechista” planeaba vacarlo, explicó Cerrón.

Sostuvo que Perú vive una “situación crítica” producto de un “sistema neoliberal” que se resiste a ser “sustituido”, por lo que se viene orquestando un “golpe de Estado derechista que garantizará ese modelo opresor”.

Aseguró que fuentes internas del Palacio de Gobierno señalaron que lo que precipitó el accionar de Castillo fue que la bancada magisterial había pactado con la entonces vicepresidenta para “traicionar” al expresidente, lo cual lo “desesperó”.

“(La actual presidenta) es parte del golpe, aunque no lo haya engendrado, su gran receptividad por la derecha y sus reuniones lo ponen en evidencia. Mañana jura su Gabinete y ahí podremos palpar al fascismo derechista con traje ministerial. Pero Dina también debe percatarse que a mediano plazo la derecha la quiere fuera, ellos no van por el poder parcial, sino total”, agregó.

Este viernes, la presidenta continúo la ronda de diálogo iniciada en la víspera con las bancadas del Congreso de la República.

La mandataria señaló que es el momento de “trabajar en unidad por el bien de todos los peruanos”.

Cerrón reiteró que Perú Libre no integrará el gabinete ministerial pese a haber recibido invitaciones ni tampoco asistirá a la rueda de conversaciones convocada por la presidenta.

“Por su extracción y situación de clase, (Boluarte) responde al origen provinciana popular y estatus pequeño burgués como abogada, pero su posición de clase es neoliberal, tuvo serias discrepancias con el partido y me acusó de liderar los primeros meses una conspiración contra Castillo, desconoció el rol del partido y abogó para que no integre el gabinete del nuevo Gobierno, paradójicamente, ganado por Perú Libre, razones del por qué fue expulsada de Perú Libre. Su actitud actual colige esta traición”, agregó.

Reiteró que el objetivo de su partido es que se convoque a una Asamblea Constituyente para que se redacte una nueva Constitución.

KEIKO FUJIMORI

Por otro lado, Cerrón sostuvo que el objetivo de la oposición al destituir a Castillo se debe a que quería evitar que la líder de Fuerza Popular (derecha), Keiko Fujimori, vaya presa por 30 años.

“Castillo en realidad no tenía problemas con el sistema, estaba aplicando un modelo neoliberal, el problema era el llevar al fujimorismo de vuelta al poder total y están cerca”, agregó.

Si destituyen a Boluarte, el presidente del Congreso Williams Zapata tiene que convocar elecciones generales en seis meses, lo que daría “inmunidad presidencial” en caso de que Fujimori ganara la presidencia, explicó.

“Ahora, el fujimorismo en el poder sabe cómo ganar elecciones fraudulentas de manera elegante, ya lo demostró en elecciones anteriores”, afirmó.

La lideresa de Fuerza Popular enfrenta un juicio en el que es acusada por la fiscalía de lavado de activos al haber recibido dinero ilícito de la empresa brasileña Odebrecht para financiar su campaña a la presidencia en 2011.

Por este delito y otros ligados al caso Lava Jato, la fiscalía pidió 30 años y 8 meses de prisión.

Las relaciones entre Perú Libre y el ex jefe de Estado fueron tensas durante la gestión de Castillo, habiendo establecido el partido que su apoyo al exmandatario no era completo y solo se daría a ciertas políticas con las que esté de acuerdo.