Tecnología disponible podría no ser suficiente para determinar vida pasada en Marte

1 año hace

Marte 2020 fue un programa de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA) que envió al rover Perseverance en aquel año. La misión del también llamado Percy es estudiar el entorno astrobiológicamente antiguo del planeta y, entre otras cosas, evaluar la posibilidad de vida en un lejano pasado. No obstante, una investigación publicada en la revista Nature Communications sugiere que la instrumentación de última generación enviada a Marte para recolectar y analizar evidencia de vida podría no ser lo suficientemente sensible para hacer evaluaciones precisas.

El estudio sostiene que el material orgánico antiguo en las rocas marcianas podría ser difícil, si no imposible de detectar con los instrumentos y técnicas actuales. De esta forma, la instrumentación enviada a Marte podría no ser lo suficientemente sensible para detectar rastros de vida, según la herramienta utilizada y el compuesto orgánico buscado, y podrían darse fácilmente falsos negativos.

Los autores del estudio determinaron esto mediante pruebas en rocas sedimentarias en el desierto de Atacama, en Chile, en un lugar conocido por ser un análogo geológico de la superficie marciana. Para las pruebas, los investigadores utilizaron cuatro instrumentos que están actualmente o se enviarán pronto a Marte.

En este momento, concluyen, sería necesario instalar instrumentación compleja en Marte o traer muestras marcianas suficientes a la Tierra para determinar concluyentemente si hubo una vez vida en el planeta. Mientras estas dos opciones continúen siendo extremadamente difíciles, los investigadores deben optar por el mal menor. Es decir, entre tener una capacidad limitada de análisis en Marte para abordar una amplia variedad de muestras o tener muestras limitadas para analizar con una amplia gama de dispositivos en la Tierra.

Mientras tanto, la NASA confirmó el pasado 30 de enero de 2023 que el Rover Perseverance concluyó el depósito de muestras en Marte para una futura campaña de recuperación. Las muestras recolectadas hasta ahora se dividirán en pares y una mitad se almacenará como reserva en el depósito y la otra permanecerá al interior de Perseverance. El rover sería eventualmente el medio principal para transportar las muestras a un módulo de aterrizaje del programa de recuperación.

Este depósito concluye una etapa del plan de retorno de muestras, iniciada con la firma de un acuerdo el pasado 19 de octubre de 2022 entre la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, en inglés). Esta misión conjunta sería la primera en devolver muestras de otro planeta y el primer lanzamiento desde la superficie de otro planeta.

Por el momento, la tecnología disponible podría no ser suficiente para afirmar o negar categóricamente la presencia de vida en un pasado remoto de Marte. No obstante, las misiones que actualmente llevan las agencias espaciales de distintos países en torno a este astro representan importantes avances en el campo de la exploración espacial.

 

NotiPress/Jorge Cerino