Dark
Light

Creen que la pandemia de Covid 19 fue el resultado de una filtración del laboratorio de Wuhan

Junio 11, 2023

El diario británico The Sunday Times dio a conocer una investigación en la cual detallan que el Covid-19 se habría creado en China como parte del desarrollo secreto de una nueva arma biológica, y que se habría filtrado desde los laboratorios de virología de la ciudad de Wuhan después de un accidente.

Según el periódico, un grupo de científicos de Wuhan trabajaban junto al ejército chino “combinando los coronavirus más letales del mundo para crear un nuevo virus mutante”.

Los investigadores que examinaron las comunicaciones interceptadas de alto secreto y la investigación científica creen que los científicos chinos estaban ejecutando un proyecto encubierto de experimentos peligrosos, lo que provocó una filtración del Instituto de Virología de Wuhan y comenzó el brote de Covid-19, aseguran.

De acuerdo a investigadores estadounidenses, una de las razones por las que no hay información publicada sobre el trabajo es porque se realizó en colaboración con investigadores del ejército chino, que lo estaba financiando y que, dicen, buscaba armas biológicas.

The Sunday Times ha revisado cientos de documentos, incluidos informes previamente confidenciales, memorandos internos, artículos científicos y correspondencia por correo electrónico que se ha obtenido a través de fuentes o por activistas de la libertad de información en los tres años transcurridos desde la pandemia.

Además, señalan que se han hecho entrevistas a los investigadores del Departamento de Estado de Estados Unidos, incluidos expertos en China, que realizaron la primera investigación importante del país norteamericano sobre los orígenes del brote de Covid-19.

“Si el virus surgió como resultado de una fuga de un laboratorio o de la naturaleza se ha convertido en uno de los problemas más controvertidos de la ciencia. Los investigadores que han intentado encontrar pruebas concluyentes se han visto obstaculizados por la falta de transparencia de China”, advierten.

Sin embargo, el periódico asegura que su nueva investigación “pinta la imagen más clara hasta el momento de lo que sucedió en el laboratorio de Wuhan”.

Cuál sería el origen de la enfermedad

El Instituto de Virología de Wuhan, dice el reportaje, había comenzado a buscar los orígenes del virus Sars en 2003, atrayendo fondos del gobierno de Estados Unidos a través de una organización benéfica con sede en Nueva York cuyo presidente era un zoólogo educado nacido en Gran Bretaña. El principal científico de coronavirus de EE.UU. compartió técnicas de manipulación de virus de vanguardia.

“El instituto estaba involucrado en experimentos cada vez más arriesgados sobre coronavirus, que recolectó de cuevas de murciélagos en el sur de China. Inicialmente, hizo públicos sus hallazgos y argumentó que los riesgos asociados estaban justificados porque el trabajo podría ayudar a la ciencia a desarrollar vacunas”.

Pero, esto cambió en 2016 luego de que los investigadores descubrieran un nuevo tipo de coronavirus en un pozo de mina en Mojiang, en la provincia de Yunnan, donde las personas habían muerto por síntomas similares a los del SARS.

El periódico sostiene que “en lugar de advertir al mundo, las autoridades chinas no informaron sobre las muertes”, y que “los virus encontrados allí ahora se reconocen como los únicos miembros de la familia inmediata de Covid-19 que se sabe que existieron antes de la pandemia”. Tras ello, fueron transportados al Instituto de Wuhan y el trabajo de sus científicos quedó clasificado.

Un investigador estadounidense dijo que “ahí fue exactamente cuando comenzó el programa de clasificados. Mi opinión es que la razón por la que se encubrió Mojiang se debió al secreto militar relacionado con la búsqueda [del ejército] de capacidades de doble uso en armas biológicas virológicas y vacunas”.

Según científicos norteamericanos, el programa clasificado tenía como objetivo hacer que los virus de las minas fueran más infecciosos para los humanos. Y creen que esto habría conducido a la creación del virus Covid-19 y que se filtró a la ciudad de Wuhan después de un accidente de laboratorio. “Se ha vuelto cada vez más claro que el Instituto de Virología de Wuhan estuvo involucrado en la creación, promulgación y encubrimiento de la pandemia de Covid-19″, dijo uno de los investigadores.

Asimismo, el periódico asegura que los investigadores de EE. UU. también revelaron cómo se les había proporcionado evidencia que indicaba que el Instituto había estado trabajando en una vacuna antes de la pandemia.

“Entrevisté a científicos en Asia que tienen una estrecha relación con el Instituto de Virología de Wuhan”, afirmó una fuente. “Me dijeron que creían que se estaba realizando una investigación de vacunas en el otoño de 2019, pertinente a la vacunación contra el covid-19″.

“El estado chino ha impedido que los expertos extranjeros que han tratado de identificar la fuente de la pandemia investiguen”, dice The Sunday Times.

Un equipo dirigido por la británica experta en murciélagos, Alice Hughes, quien era profesora asociada en la Academia de Ciencias de China, que supervisa el instituto de Wuhan, había estado trabajando en las minas. Hughes dijo que se le prohibió hablar con los medios sobre su investigación y que el servicio de seguridad de China la vigilaba. Las restricciones la obligaron a abandonar el país y trasladarse hasta Hong Kong.

“Un proyecto a la sombra”

A medida que el mundo salía del confinamiento, los investigadores del Departamento de Estado de EE. UU. tuvieron acceso a inteligencia secreta sobre lo que había estado sucediendo en China en los meses y años anteriores a la aparición de la COVID-19. Más de una docena de investigadores recibieron acceso sin precedentes a “metadatos, información telefónica e información de Internet” de intercepciones recopiladas por los servicios de inteligencia de EE. UU.

El informe de los investigadores se publicó a principios de 2021. Hizo dos afirmaciones: que los científicos de Wuhan estaban realizando experimentos con RaTG13 de la mina Moijang y que la investigación militar encubierta, incluidos los experimentos con animales de laboratorio, se estaba realizando en el instituto antes de la pandemia. Pero el informe publicado fue breve, solo 700 palabras, y se le quitaron todas las fuentes y los detalles porque gran parte era confidencial.

The Sunday Times ha hablado con tres miembros del equipo. La inteligencia que vieron sugiere que los tipos de experimentos arriesgados realizados en los virus Sars de la cueva Shitou también se realizaron en secreto en RaTG13 y los otros virus similares a Covid-19 de la mina.

“Estaban trabajando con las nueve variantes diferentes de Covid”, dijo uno de los investigadores. Creen que un virus en el instituto de Wuhan fue una coincidencia aún más cercana a Covid-19 que RaTG13. “Confiamos en que estaban trabajando en una variante inédita más cercana, posiblemente recopilada en Mojiang”, agregó la fuente.

Los investigadores también vieron evidencia de que el instituto estaba realizando experimentos de “pasajes en serie” en al menos uno de los virus de las minas. Este es un proceso en el que los animales de laboratorio se infectan con virus y se controlan para ver qué cepa es dañina para su salud. La cepa más dañina se selecciona para experimentos repetidos para alentar a los patógenos a mutar en algo más mortal.

Los investigadores hablaron con un miembro del instituto de Wuhan que alegó que se estaban llevando a cabo experimentos de pases en serie en RaTG13. “Los ratones humanizados con pases en serie son una combinación tóxica”, dijo una fuente. “Acelera el proceso de mutación natural. Entonces, en lugar de tardar años en mutar, puede llevar semanas o meses. Garantiza que aceleras el proceso natural”.

El Dr. Steven Quay, un científico estadounidense que asesoró al Departamento de Estado en su investigación, cree que el secreto del instituto de Wuhan sobre el virus de la mina nunca tuvo sentido. “Nunca ha habido un ejemplo de un virus de murciélago que infecte directamente a humanos y mate”, dijo. Sars era un virus de murciélago que infectaba a las personas a través de un animal intermediario. “Si esos mineros murieron por un virus de murciélago, esa fue la primera vez en la historia de la ciencia humana que eso sucedió. Y los chinos no lo publicaron”, agregó. Los investigadores creen que Daszak no se enteró de esta parte del trabajo

Quay cree que el covid-19 se creó al insertar un sitio de escisión de furina en uno de los virus de la mina y luego pasarlo en serie a través de ratones humanizados. Presentó una declaración al Senado de los Estados Unidos explicando el proceso. “Infectas a los ratones, esperas una semana más o menos y luego recuperas el virus de los ratones más enfermos. Entonces repites. En cuestión de semanas, esta evolución dirigida producirá un virus que puede matar a todos los ratones humanizados”.

Esto explica por qué desde el comienzo del brote, dice, el virus pandémico estaba tan notablemente bien adaptado para infectar a los humanos.

“Trabajando con los militares”

Una de las razones por las que no hay información publicada sobre dicho trabajo, según los tres investigadores, es porque el proyecto en la sombra sobre los virus de las minas en el instituto de Wuhan estaba siendo financiado por el ejército chino.

Los investigadores del Departamento de Estado escribieron en su informe: “A pesar de presentarse como una institución civil, Estados Unidos ha determinado que el Instituto de Virología de Wuhan ha colaborado en publicaciones y proyectos secretos con el ejército de China. El Instituto de Virología de Wuhan se ha involucrado en investigaciones clasificadas, incluidos experimentos con animales de laboratorio, en nombre del ejército chino desde al menos 2017″.

Una de las fuentes del investigador dijo que los experimentos secretos financiados por militares sobre el virus de la mina, RaTG13, comenzaron en 2016. Aproximadamente en ese momento, el instituto de Wuhan se volvió aún menos abierto sobre su trabajo y en su mayoría dejó de revelar los nuevos coronavirus que descubrió. En el período previo a la pandemia, el instituto de Wuhan experimentó con frecuencia con coronavirus junto con la Academia de Ciencias Médicas Militares, un brazo de investigación del Ejército Popular de Liberación (EPL). En los artículos publicados, los científicos militares figuran como trabajadores del Instituto de Microbiología y Epidemiología de Beijing, que es la base de la academia militar.

Los militares también ocuparon puestos de responsabilidad en el instituto de Wuhan, según un informe del Senado estadounidense. Un libro publicado en 2015 por la academia militar analiza cómo los virus Sars representan una “nueva era de armas genéticas” que pueden “manipularse artificialmente en un virus de enfermedad humana emergente, luego armarse y liberarse”.

Los autores son investigadores del EPL y uno de los editores del libro ha colaborado en numerosos artículos científicos con científicos de Wuhan. Discuten cómo se puede armar Sars fusionándolo con otros virus y “pasando en serie” el mutante resultante para hacerlo más peligroso.

“Una vacuna para cambiar el poder”

Los investigadores creen que el ejército chino se interesó en desarrollar una vacuna para los virus para que pudieran usarse como posibles armas biológicas. Si un país pudiera inocular a su población contra su propio virus secreto, podría tener un arma para cambiar el equilibrio del poder mundial.

El Ejército Popular de Liberación tenía su propio especialista en vacunas, Zhou Yusen, un científico militar condecorado de la academia, que había colaborado con los científicos de Wuhan en un estudio del coronavirus Mers y estaba trabajando con ellos en el momento del brote.

Las sospechas recayeron sobre él después de la pandemia porque produjo una patente para una vacuna contra el covid con una velocidad notable en febrero de 2020, poco más de un mes después de que China admitiera por primera vez el brote del virus en el mundo.

Un informe publicado en abril, en coautoría del Dr. Robert Kadlec, responsable del programa de desarrollo de vacunas de EE. UU., concluyó que el equipo de Zhou debe haber estado trabajando en una vacuna a más tardar en noviembre de 2019, justo cuando comenzó la pandemia.

Uno de los investigadores estadounidenses dijo que el testimonio de científicos conectados con los colaboradores del instituto de Wuhan sugería que se estaba trabajando en la vacuna contra el covid-19 en el laboratorio antes del brote.

En mayo de 2020, con solo 54 años, Zhou parece haber muerto, un hecho mencionado solo de pasada en un informe de los medios chinos y en un artículo científico que colocó la palabra “fallecido” entre paréntesis después de su nombre. Se dice que los testigos le dijeron a la investigación estadounidense que Zhou se cayó del techo del instituto de Wuhan, aunque esto no se ha verificado.

Otra arista: “¿Se filtró el Covid-19?

Los investigadores, según The Sunday Times, también vieron interceptaciones de comunicaciones que supuestamente muestran que tres investigadores del instituto de Wuhan que trabajaban en su laboratorio de nivel 3 en el trabajo de ganancia de función del coronavirus se enfermaron con síntomas de coronavirus en la segunda semana de noviembre de 2019, cuando muchos expertos creen que comenzó la pandemia. Uno de los miembros de la familia de los investigadores murió más tarde.

Ciertamente había mucha actividad en el instituto. Emitió una patente el 15 de noviembre para un torniquete para tratar a los investigadores que están “expuestos accidentalmente, especialmente cuando se producen heridas como pinchazos con agujas y cortes con cuchillas”. Unos días después, envió una solicitud de adquisición de un incinerador para desinfectar el aire que salía de su complejo de laboratorios.

El 19 de noviembre, el director de seguridad de la Academia de Ciencias de China realizó una visita, según el sitio web del instituto. Se dirigió a una reunión de la dirección del instituto con importantes instrucciones “orales y escritas” del Presidente de China, Xi Jinping, sobre “una situación compleja y grave”.

Un estudio posterior realizado por académicos de la Universidad de Wuhan ubicó los puntos críticos en Wuhan donde las personas informaban en las redes sociales que necesitaban tratamiento para Covid. En ese momento, las autoridades estaban ansiosas por restar importancia a la sugerencia de que el mercado de mariscos de Huanan de la ciudad era la fuente del brote; el estudio se utilizó para mostrar que los puntos críticos iniciales en diciembre y enero estaban a varias millas de distancia.

Cuando se publicó el estudio por primera vez, el instituto de Wuhan no estaba marcado en el mapa que proporcionó. Entonces, un informe del Senado estadounidense hizo exactamente eso: encontró que el instituto estaba justo al lado del mayor punto crítico en el mes anterior al cierre de la provincia el 23 de enero. El primer caso en Gran Bretaña se registró una semana después.

En los primeros meses de la pandemia, hubo un fuerte deseo entre los científicos chinos de dirigirse a las cuevas de murciélagos en Yunnan para ver si podían encontrar un lugar donde se pudiera haber originado el covid.

Eventualmente, hubo una represión total en el trabajo de origen de Covid. La búsqueda de virus de murciélago se prohibió en Yunnan a principios de 2021 y las nuevas restricciones a los investigadores extranjeros dificultaron que Hughes continuara con su trabajo. Dejó China para ocupar un puesto en la Universidad de Hong Kong a principios de este año.

La mayoría de los expertos en coronavirus en China, dijo la Dra. Alice Hughes, tenían demasiado miedo de las consecuencias para examinar los orígenes de Covid. “No lo han tocado debido a los riesgos asociados con trabajar en él”.

El reportaje concluye con Hughes diciendo que “China se ha movido a un estado en el que pueden decir lo que quieren que sea el caso: pueden seleccionar datos que se ajusten a esa narrativa y evitar la recopilación de datos que podrían resultar inconvenientes. Creo que es muy peligroso”.