Durante una campaña presidencial complicada, los habitantes de Argentina acuden a las elecciones.

8 meses hace

Los argentinos votaban este domingo a su próximo presidente entre cinco candidatos, en unas elecciones en las que además se renuevan de manera parcial las dos Cámaras del Congreso, y más del 44 por ciento de los habilitados ya habían pasado por las urnas a las 17.00 GMT.

Un total de 35.394.425 personas, entre 46,2 millones de habitantes, están facultadas para votar en estos comicios, en un país en el que el voto es obligatorio para los ciudadanos de entre 18 y 69 años.

De acuerdo a datos de la Cámara Nacional Electoral, para las 14.00 hora local (17.00 GMT) ya había sufragado el 44,4 por ciento del padrón.

Para esa hora también habían votado todos los binomios aspirantes a la presidencia, además del mandatario Alberto Fernández y su vice Cristina Fernández.

“Estoy con muchas expectativas (…) Mañana espero un país mas sensato, donde todos los que tienen responsabilidades adviertan que va a ser necesario ponerse de acuerdo en algunas situaciones básicas”, dijo la también expresidenta a periodistas tras votar en la ciudad de Río Gallegos (Santa Cruz).

La jornada comenzó con lluvias en algunas provincias, un clima que sin embargo no frenó el ritmo de votación en los circuitos, donde mayormente las personas hacían fila un corto rato.

El presidente Fernández y su antecesor Mauricio Macri (2015-2019) destacaron lo positivo de la jornada, y aunque el primero dijo que no podía referirse al resultado debido a la veda electoral, el segundo afirmó que veía un escenario de balotaje, aunque sin señalar qué candidatos pasarían a la segunda vuelta.

LOS CANDIDATOS

Pese a la rapidez del proceso en algunos circuitos, el candidato del oficialismo y ministro de Economía, Sergio Massa, fue uno de los que tuvo que esperar más de media hora su turno en una escuela.

Mientras esperaba, siempre seguido por una cámara de televisión, se tomaba fotografías y conversaba con los votantes.

“La Argentina vive hoy un día muy importante, para los argentinos hay cuatro o cinco minutos frente al cuarto oscuro que representan la definición del futuro de los próximos cuatro años”, dijo Massa luego de emitir su voto en la localidad de Tigre, al norte de Buenos Aires.

Su compañero de fórmula, Agustín Rossi, dijo a periodistas que estaban “confiados en hacer una buena elección, una buena primera vuelta. Se juega un modelo de sociedad”.

En estas elecciones aspiran a la presidencia Myriam Bregman, representante del Frente de Izquierda y de Trabajadores-Unidad (FIT-U); el postulante peronista del espacio Hacemos Nuestro País (centroderecha), el gobernador de Córdoba (centro) Juan Schiaretti; el líder de la Libertad Avanza (ultraderecha), Javier Milei; el ministro de Economía Sergio Massa y la representante de Juntos por el Cambio (centroderecha), Patricia Bullrich.

Tras votar, Schiaretti instó a que sus partidarios en la oposición mantengan la “sensatez” e hizo énfasis en su experiencia de gestión.

“Que haya sensatez, mañana tiene que haber eso. Los que integramos la oposición tenemos que tener sensatez para evitar que Argentina caiga”, afirmó.

Sostuvo que este domingo se define la “Argentina que se va a tener en el futuro”.

“Una Argentina que no es un país normal, que viene a los tumbos, que lo expresa Patricia Bullrich o (Sergio) Massa. Con respecto a (Javier) Milei, todo lo que plantea no se aplica en ningún lado en el mundo. Por otro lado, los que tenemos experiencia de gestión podemos hacer un país normal”, agregó.

Milei, el candidato más votado en las elecciones primarias, votó pasado el mediodía en el barrio de Almagro, pero debido a la multitud solo pudo expresar su sorpresa ante la convocatoria de decenas de partidarios  y medios de prensa que lo esperaban a la llegada del circuito electoral.

El economista de ultraderecha, que conquistó a su base con feroces críticas a los políticos tradicionales, había dicho anteriormente que espera ganar en la primera vuelta.

Bullrich, en tanto, denunció falta de papeletas en circuitos de votación, pese a que la Cámara Nacional Electoral informó que no se registraron denuncias formales al respecto.

Por su parte, la candidata izquierdista Myriam Bregman pidió que los ciudadanos no hagan caso a las campañas de “salvadores individuales” y aseguró que su sector político tiene “otra salida a la crisis” económica que vive el país.

DATOS

Argentina encara estos comicios en una situación económica muy delicada, debido a una elevada inflación, una brecha cambiaria que tensa las frágiles reservas del Banco Central (BCRA), y un programa en curso con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar una deuda de 44.000 millones de dólares que asumió la gestión precedente de Macri.

En esta instancia electoral, Argentina no solo define quién será su próximo presidente y vicepresidente, sino que también renueva de forma parcial las dos cámaras del Congreso y elige a 19 parlamentarios del Mercado Común del Sur (Mercosur) por distrito nacional, y a otros 24 por distrito regional.

En Diputados entran a competir 130 de las 257 bancas existentes, y en el Senado, 24 de las 72, en representación de ocho provincias.

De manera simultánea, cuatro de los 24 distritos del país elegirán a sus gobernadores: la provincia de Buenos Aires (este), donde habita el 37 por ciento del padrón electoral; la capital, donde vive el 7 por ciento de los votantes de todo el país; Catamarca (noroeste) y Entre Ríos (este).

Más de 86.000 integrantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad supervisarán en los colegios electorales el desarrollo de los comicios.

El escrutinio provisorio, que fue adjudicado a la empresa española Indra, se llevará adelante a través de un operativo en el que también interviene la empresa de servicios postales de Correo Argentino, que desplegará 12.000 técnicos para digitalizar los telegramas de cada mesa y además facilita las instalaciones y los servicios de conexión en todo el territorio.

Los resultados provisorios de las elecciones primarias se conocerán a partir de las 21.00 hora local (00.00 del lunes GMT), y el recuento definitivo de los sufragios, que es el que tiene validez legal, lo realizará la Justicia Nacional Electoral a las 72 horas de concluidos los comicios.

Habrá una segunda vuelta de las elecciones, previstas para el 19 de noviembre, en caso de que ninguna fórmula supere el 45 por ciento de los votos afirmativos o al menos alcance el 40 por ciento de los sufragios y mantenga una diferencia porcentual mayor a diez puntos sobre la segunda fuerza más votada. (Sputnik)