Pinera

Los entretelones del conflicto arancelario: La verdad sobre Huachipato y China en la era del Ex Presidente Piñera

3 meses hace

La longeva compañía metalúrgica, con siete décadas de experiencia, enfrenta la amenaza inminente de cierre en un lapso de tres meses debido a la competencia del acero proveniente de China. Esta situación pone en riesgo los puestos de trabajo de numerosos individuos en la Región del Biobío y podría desencadenar una crisis social similar a la ocurrida tras el cese de las actividades carboníferas en 1997.

La disputa comercial entre China y Chile relacionada con Huachipato tuvo su origen en 2016, cuando China aplicó aranceles antidumping al acero importado desde Chile, particularmente de la empresa chilena Huachipato. China alegaba que el acero chileno se estaba comercializando a precios artificialmente bajos en su mercado, afectando a la industria local.

Esto generó tensiones entre ambas naciones, ya que Chile consideraba excesivos los aranceles aplicados y su impacto negativo en las exportaciones de acero chileno. El gobierno chileno presentó reclamos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) y buscó resolver el conflicto de manera diplomática con China.

Finalmente, en 2017 se llegó a un acuerdo entre Chile y China para poner fin a la disputa, mediante la gradual eliminación de los aranceles antidumping impuestos al acero chileno. A pesar de esto, la crisis del acero entre Chile y China por Huachipato evidenció las tensiones comerciales entre ambas naciones y la importancia de contar con mecanismos para resolver conflictos a nivel internacional.

La visita del Presidente Sebastián Piñera a China en abril del  2019 marcó un hito relevante para fortalecer la colaboración entre Chile y el país asiático. Los acuerdos firmados en diversas áreas y la relevancia otorgada a la relación comercial subrayan la importancia de dicho encuentro oficial.

Durante su estadía, Piñera fue recibido con honores en el Gran Palacio del Pueblo, donde sostuvo una reunión con el Presidente Xi Jinping y suscribió un Plan de Acción 2019-2022 en 14 áreas para fortalecer los vínculos entre ambas naciones, junto con acuerdos en defensa comercial y promoción de exportaciones.

Sin embargo, en estos acuerdos se omite la negociación de un problema en crecimiento que afectaría a futuros mandatarios, independientemente de su afiliación política. Piñera ya tenía conocimiento de los precios actuales del acero en Chile y de que los aranceles antidumping harían poco rentable la producción de acero nacional, siendo más beneficioso importarlo de China que producirlo localmente.

Fuentes gubernamentales durante el gobierno de Piñera recuerdan que al firmar un acuerdo sobre defensa comercial, se omitió la inclusión de nuevos aranceles protectores para el hierro y el acero nacional, lo que eventualmente haría inviable producir un producto local a un precio competitivo.

Chile fue el primer país de América del Sur en establecer relaciones diplomáticas con China en 1970 y en 2005 se convirtió en un pionero en la región al firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con el gigante asiático, multiplicando el intercambio comercial por siete en tan solo 12 años.

China concentra un 28% del intercambio comercial total de Chile con el mundo, equivalente a USD 42.791 millones.

Durante los últimos veinte años, China ha transformado su papel en la industria del acero, evolucionando de un gran importador a uno de los principales fabricantes a nivel mundial. De acuerdo con Alacero, una asociación que agrupa a las principales empresas siderúrgicas de América Latina, el país pasó de representar el 15 % de la producción global de acero en el año 2000 al 54 % en 2023.

Recordemos que casi un mes después de su viaje a China, el exmandatario se presentó en Talcahuano, donde otorgó títulos de dominio a residentes de la comuna. Durante su visita, fue interpelado por líderes sindicales de CAP Acero. Entregaron una misiva.

Los trabajadores formularon  una solicitud precisa: que el Presidente les otorgue una audiencia para poder exponerle la crítica situación que enfrenta el sector, con la esperanza de que el Gobierno tome medidas al respecto.
El sector logró una victoria cuando la Comisión de Distorsiones de Precios decidió imponer una tasa del 5,6% a las bolas de molienda para la minería provenientes de China, por un año. Esta medida fue solicitada por productores locales de bolas de acero, sindicatos y parlamentarios con el fin de proteger la industria nacional y los empleos en la región del Biobío contra lo que consideran una competencia desleal. Sin embargo, los líderes sectoriales consideran que esta acción es solo un alivio temporal y no es suficiente para mantener a flote la industria.

Por lo tanto, los trabajadores le advierten al Presidente que “si no se corrige esta situación, existe una clara amenaza de pérdida de empleos en la industria del acero”.

En la industria, ya se han producido despidos debido al cierre de la mitad de la empresa (CAP), consecuencia de una crisis de larga data exacerbada por la Guerra Comercial entre Estados Unidos y China. En pleno mandato de Sebastian Pinera.

En el año 2013, la compañía siderúrgica Huachipato registró pérdidas significativas de US$ 117 millones debido a los desequilibrios en el mercado ocasionados por la sobreproducción china.

No obstante, en los años 2015 y 2021 logró alcanzar ganancias, destacándose especialmente el último periodo con ingresos por un total de US$ 56 millones, situación favorecida por la paralización de la economía china a causa de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, en 2023 experimentó nuevamente pérdidas, esta vez ascendiendo a US$ 385 millones.