Foto Agencia Uno

La victoria de Karol Cariola: ¿el fin de los vetos anticommunistas?”

Abril 15, 2024

Tras asegurar su victoria en la elección para presidir la Cámara, la diputada del Partido Comunista, Karol Cariola, declaró el lunes que su ascenso al cargo pone fin a un “vetusto veto” que no solo es “anticomunista, sino antidemocrático”.

“Reitero nuestro compromiso con las instituciones, así como nuestro respeto y defensa irrestricta de la democracia. Soy parte de un partido que ha demostrado su compromiso, con sus miembros incluso dispuestos a dar la vida por estos valores”, expresó la legisladora.

“Cae hoy un antiguo veto, no solo en contra del comunismo, sino también en contra de la democracia. La soberanía popular implica que, si la ciudadanía elige a comunistas para representarlos, con una bancada de doce diputados y dos senadores, representando distintas comunas incluida la capital, o con la primera mayoría nacional en esta Cámara, no deberían existir vetos elitistas que solo recuerdan los peores momentos de nuestra historia, cuando se intentó silenciar a través de leyes infames nuestras ideas”, apuntó Cariola, ahora líder de la Cámara Baja.

Insistió en que “la soberanía popular y la democracia también implican respetar las decisiones electorales del pueblo chileno. Desde nuestro firme compromiso con la democracia, esperamos que el debate de ideas no se convierta en descalificaciones y mentiras que solo socavan la política y las instituciones del país”.

Desde su nueva posición, afirmó que demostrarán que las acusaciones en su contra carecen de fundamento y serán injustas, trabajando en sintonía con el Gobierno para avanzar en reformas que beneficien a la ciudadanía, como las mejoras en pensiones, el pacto fiscal, y la reforma del sistema de salud, así como continuar con la agenda de seguridad para garantizar una vida sin delincuencia para todos los chilenos.

En cuanto a la oposición, criticó duramente sus acusaciones infundadas y su intento de obstruir la agenda, exhortándolos a colaborar por el desarrollo del país y a no entorpecer las políticas públicas que la ciudadanía necesita con urgencia.