Presidente Boric

Discurso del Presidente Boric en la Cumbre de La Paz en Apoyo a Ucrania

"Hoy son Ucrania y Palestina, mañana podría ser cualquiera de nosotros", dijo el presidente chileno Gabriel Boric. "No aceptamos elegir entre la barbarie de Hamas o la masacre que el gobierno israelí liderado por el criminal de guerra Sr. Netanyahu está haciendo hoy en día"
1 mes hace

Al entrar al plenario tras su encuentro con el presidente ucraniano Volodímir Zelenski, el líder chileno reafirmó el compromiso de Chile con los principios internacionales, tanto en relación con la situación en Ucrania como en la Franja de Gaza, donde se destaca la ofensiva rusa y la israelí, respectivamente.

El Presidente explicó la razón de su participación en la reunión internacional, a pesar de las críticas de legisladores del Partido Comunista hacia su postura sobre la situación con Rusia.

A consecuencia, Chile a existencialmente y vocalmente condenado a Rusia la guerra de la agresión contra Ucrania. Hemos abogado por el respeto a los derechos humanos y la soberanía de Ucrania y la integridad territorial, que son componentes esenciales de cualquier solución a este conflicto.

Creemos fuertemente que la situación representa una grave violación de los derechos internacionales y de los derechos humanos, los mismos principios, debemos decir, que están siendo desregulados por el gobierno israelí en Gaza.

 En el caso de estas violaciones  de los derechos internacionales, como ha dicho Charles Michel, no hay espacio para ambigüedad o indiferencia.  Valoramos el propósito enmarcado por una declaración conjunta.  Es significativo que alcanzamos ciertos compromisos que nos permitan disminuir los efectos y riesgos de la guerra en este momento.

Debemos ser capaces de traer posiciones más cercanas, no importa lo difícil que parezca hoy, y eso supone traer a Rusia a la mesa. En este sentido, quiero destacar la importancia que damos a la protección de las instalaciones nucleares ucranianas,  ya que son un elemento clave del bienestar internacional. Igualmente, debemos regular el uso de las armas nucleares, como muchos de ustedes han dicho, porque sabemos que constituyen un riesgo de consecuencias incalculables para toda la humanidad.

También es esencial asegurar la soberanía marítima de Ucrania y la seguridad alimentaria, lo que implica permitir la libre circulación de alimentos y otros productos a y desde Ucrania, porque el hambre no debe ser usado como arma de guerra, ni aquí, ni en Gaza, ni en ningún conflicto en el mundo.  Además, es urgente promover medidas humanitarias como la liberación de todos los prisioneros de guerra, tanto rusos como ucranianos, y, además, debemos asegurar la protección de los niños ucranianos que han sido forzadamente desplazados o transferidos a Rusia. Es necesario comprometer a toda la comunidad internacional sobre eso.

Por último, me gustaría reafirmar la oferta de mi país para contribuir a la minería humanitaria en Ucrania en la fase de postconflicto.  Queridos jefes de Estado, ¿por qué un país tan lejos de esta guerra como Chile participa en esta cumbre. No es porque no nos gusta Putin, que personalmente no me gusta, o porque tenemos empatía por el señor Zelensky.  No es porque apoyamos a la ampliación de la NATO en el oeste, o porque somos parte de un puzzle de coalición geopolítica.

Es porque nosotros, como un pequeño país, en el sur del mundo, con nuestros 20 millones de habitantes, somos conscientes de que sólo el respeto a la ley internacional y a los derechos humanos puede garantizar la paz. Lo mismo aplica al conflicto en Gaza.  No aceptamos elegir entre el barbarismo de Hamás o él masacre que el gobierno israelí, liderado por los criminales de la guerra, Netanyahu, está haciendo hoy en día.

Elegimos la humanidad y los avances civilizatorios, qué juntos, como una nación unida, hemos logrado.  Hoy es Ucrania y mañana en Palestina puede ser cualquiera de nosotros. Así que continuemos trabajando juntos por la paz.

Más de 101 líderes diplomáticos de diversos países participaron en el evento, el cual contó con la destacada presencia de presidentes, primeros ministros y representantes de relaciones exteriores. La mayoría de ellos llegaron en helicóptero ya que la reunión tuvo lugar en un lujoso complejo en lo alto de una montaña en la ciudad.