The Times Chile

Mientras Nestlé extrae millones de litros en sus tierras, estos residentes no tienen agua potable

46,543

Descendientes de indígenas canadienses no tienen acceso a agua corriente y están sufriendo enfermedades de la piel como si fueran epidemias, mientras la compañía de alimentos la extrae allí mismo y paga a USD el millón de litros

En Canadá, el territorio con la quinta parte de la reserva de agua dulce y más de la mitad de los lagos del mundo, los nativos que viven en la reserva Seis Naciones del Gran Río no tienen agua corriente. Y sin embargo, allí mismo, el gigante Nestlé extrae agua para sus productos: 3,6 millones de litros diarios a un costo de USD 1.404.

Cuando las naciones indígenas Mohawk, Cayuga, Onondaga, Oneida, Séneca y Tuscarora se pusieron de parte del imperio británico durante la guerra por la independencia americana, recibieron 3.845 kilómetros cuadrados de territorio en los alrededores del Gran Río. Luego Ontario anuló el tratado y les dejó solamente 194 kilómetros cuadrados, algo que los nativos aún consideran ilegal.

Parte de esa discusión sobre los derechos de las comunidades genera un vacío por el cual se permite que Nestlé extraiga agua y la pague a USD 390 por cada millón de litros al gobierno de la provincia de Ontario, informó The Guardian. Como agravante, los habitantes de la reserva no reciben un centavo de esa transacción.

Teóricamente, las provincias son las propietarias de las reservas hidráulicas desde 1930, cuando una ley del gobierno federal les pasó esa responsabilidad. Eso las habilita a vendérsela a Nestlé y otras empresas.

Al mismo tiempo, el gobierno federal, según la Constitución, está obligado a “acomodar y consultar” a las naciones indígenas en todo lo relativo a sus necesidades básicas, como el agua. La ley también lo obliga a asegurarse de que terceras partes consulten con los nativos cuando quieran explotar recursos naturales en sus territorios.

Nestlé no lo hizo, porque hizo un acuerdo con la provincia. Mientras tanto, en la comunidad de Seis Naciones, a hora y media de la ciudad de Toronto, el 90% de las viviendas no están conectadas a la red de agua corriente, según le dijo al periódico británico Michael Montour, director de Obras Públicas de la reserva.

El resultado es la amplificación de las dificultades cotidianas para la vida de los residentes. Dos veces a la semana tienen que caminar ocho kilómetros hasta una instalación pública y llenar allí la mayor cantidad posible de recipientes con agua. Con eso deberán bañarse y fregar. Pero no podrán beberla: no es potable.

De manera más grave, el problema deja secuelas en la salud, sobre todo de los niños. Las erupciones en la piel son comunes y recurrentes, al punto que parecen no tener solución, dijo Iokarenhtha Thomas, una mujer que desde los 16 años vive en esas condiciones. Sus hijos no tienen acceso a inodoros ni duchas, y para bañarse deben usar un cubo.

La falta de agua ha sido vinculada a brotes de hepatitis A, sarna, gastroenteritis, parásitos digestivos, tiña y acné.

“Nos estamos esforzando para desarrollar relaciones con las comunidades locales de las Primeras Naciones, y esperamos trabajar en conjunto”, dijo a The Guardian Jennifer Kerr, la directora de asuntos corporativos de Nestlé Waters Canada. “Nos mantenemos abiertos a las conversaciones”.

Seis Naciones del Gran Río no es la única comunidad indígena afectada.  Hay otras 50 con avisos de hervir el agua, lo que significa que otras 64.000 personas no han tenido agua potable en al menos un año. Algunos, por décadas.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias
Desde hoy, puedes tener directamente en tu mail la actualidad que está marcando pauta en Chile y el mundo.
Porque sabemos que el mundo hoy es móvil, nuestro boletín está especialmente diseñado para que sea fácil de leer tanto en tu teléfono, en una tablet o bien desde un computador. Algo que es especialmente importante cuando se trata de las Noticias de Última Hora, que remecen la actualidad

Los comentarios están cerrados.

CLOSE
CLOSE